En los años 70, un grupo de bomberos especialistas en el rescate y recuperación de ahogados, el SPEIS, daba sus primeros pasos para el avance en las técnicas para este tipo de intervención y en pocos años, a través de su dedicación y esfuerzo, el Grupo de buzos del Cuerpo de Bomberos de Granada alcanzó un alto grado de especialización.

 

 

Ante la preocupante realidad de la peligrosidad sísmica en Granada, en 1994, se crea el Grupo de Rescate de Personas Sepultadas (inicialmente con el nombre de GREPS) formado por un equipo de especialistas en localización y rescate de personas atrapadas entre escombros ocasionados por el colapso de edificios.

Hoy, el Grupo de Rescate es un gran equipo multidisciplinar entrenados para operar en caso de terremoto, riadas e inundaciones, en actividades subacuáticas, rescates de montaña, espeleosocorro o en cualquier otro medio hostil.

Así mismo, junto con el equipo de rescate, componen los grupos especiales la UNIBUL, unidad de búsqueda y localización y el GRAFOR, grupo de acción forestal.

En estos últimos 20 años, miembros del Cuerpo de Bomberos de Granada han participado, junto con el gobierno de España, en los terremotos catastróficos de Turquía en 1999, en El Salvador en 2001 y Marruecos en 2004, así como en los incendios forestales de Galicia en 2006.